Matices

Esta vez sin luciérnagas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Esta vez sin luciérnagas

Mensaje por Mugen el Jue Jun 16, 2016 2:04 am


Meiko Raion con Tatsuya Kamiko.
7 de junio a las 18:24 ·
-A pesar de que las heridas de su compañero y él no habían sanado por completo, el ánimo de todos había estado mejorando, lo suficiente para continuar el viaje, pues quedarse tanto en un pueblo y estar varados en una casa tan pequeña, no era del gusto de ninguno de ellos, llevaban un par de días de camino, con la única diferencia de que descansaban más tiempo de lo habitual entre una caminata y otra. El dinero que había 'ganado' en la casa de apuestas yakuza, les había ayudado para cubrir necesidades básicas, pero de nuevo estaban con nada más que monedas y la expectativa de llegar pronto al próximo pueblo y buscar quizás otro lugar abandonado o la manera de ganar dinero. Le fastidiaba un poco que sus compañeros de viaje no aceptaran sus métodos, pero aún así, no se oponía mucho a ellos, como que se dejaba llevar, anteriormente, cuando andaba solo, no pasaba tanta necesidad, pues no se limitaba en tomar de otros, las cosas que necesitaba para su supervivencia. Con esos pensamientos en mente, logra ver un árbol que parecía tener alguna fruta, por lo que se adelanta y le da una enérgica patada al tronco, logrando que caigan los frutos, eran varias naranjas y lo primero que podrían comer aquel día-
Me gusta
Me gusta

Tatsuya Kamiko -Tras aquella batalla contra aquella mujer ciega, de cierta manera el ambiente entre los tres era más solidario, cada vez quedaba más en claro que no eran simples conocidos, especialmente entre él y su compañero, pero le animaba bastante que de nuevo hubiesen retomado aquél viaje, pues de esa manera no se sentía tan inútil como cuando estuvo recostado en aquél futón mientras su heridas sanaban. Le alegraba también que el menor hubiese 'ganado' aquél dinero en esa casa de apuestas, pues gracias a ello habían logrado mantenerse bien esos días, aunque ahora estaban más limitados, pero de cierta forma, siempre habían hallado una manera para sobrevivir, así que no se preocupaba completamente por que en esa ocasión no tuvieran más que monedas. Suspiró con cierta pesadez en cierto momento, sintiéndose un tanto agotado, pues no habían desayunado y ya habían caminado un buen tramo, aunque tras aquello, apenas notó cuando el menor se lanzó a correr, extrañándose por un momento, aunque cuando pateó aquél árbol y cayeron su frutos, no pudo contener una suave sonrisa, escuchando un gritito emocionado por parte de la menor, quien fue la primera en acercarse a recoger aquellas naranjas, mientras que él aprovechó para agradecerle al otro con una mirada mientras se acercaba también.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 19:15

Meiko Raion -Le corresponde esa mirada con una sonrisa apenas visible, recogiendo algunas de las naranjas, le lanza un par, antes de sentarse, imaginándose que el otro se sentaría a su lado como últimamente solía hacer y que en breve se les uniría la otra, todos bajo aquel generoso árbol que todavía tenía más frutos en la parte de más arriba, además de que habían caído más que suficientes- ¿Ya tienes ganas de pagarme? -le pregunta, con cierto deje de burla, pero a la vez un tono más seductor que su tono habitual, mirándole unos momentos a los ojos, aunque siendo discreto, aprovechando que la otra seguía recogiendo más naranjas, comienza a pelar una, sin necesidad de nada más que sus manos para conseguirlo-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 19:36

Tatsuya Kamiko -Atrapó con destreza aquellas naranjas que el otro le ofreció, sentándose a su lado, como comenzaba a hacer últimamente, dejándole ver al menor un amago de sonrisa que apenas curvó sus labios luego de que escuchara aquella pregunta.- ¿Crees que puedas recibir tu pago sin que tus heridas se abran? -Le preguntó en voz baja, dedicándose ahora a pelar una de la naranjas que mantenía en su regazo, mirándole de reojo para ver su reacción, aunque aún era discreto.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 20:00

Meiko Raion Lo sabré hasta que lo intente -le responde despreocupado, sonriéndose él sí de una forma clara, se comenzaba a sentir muy provocado, no había sido nada fácil estar esos días tan cerca del otro pero a la vez tan lejos de la posibilidad de calmar sus deseos, teniendo constantemente que controlar sus impulsos- Y si no, también tu boca sirve -le dice, notando que justamente la chica iba llegando y les mira de forma extraña tras sentarse, ante lo cual continúa pelando la naranja con su boca, como fingiendo que se refería a eso, escupe las cáscaras tan ácidas a un lado, desviando pronto la mirada para disimular, sentía que ella les veía con suspicacia, pero no imaginaba que pudiera sospechar algo, debía ser algo más-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 20:14

Tatsuya Kamiko -Le miró de forma más directa tras aquella repuesta, colaborando inevitablemente en esa tensión que podía percibir, pues él también sentía ganas de estar con el menor de esa manera más íntima, aunque desvió su mirada cuando llegó la menor, manteniéndose en silencio como de costumbre, aunque pensando en esa sugerencia que el otro hacía, sin embargo, cuando notó cómo quitaba las cáscaras con su boca, tuvo que cerrar sus ojos por unos momentos, conteniendo una risa, pues le pareció muy gracioso, aunque no expresó nada.- Prefiero usar mis manos, en la boca queda un mal sabor -Le respondió con un tono más ligero, para luego llevarse a la boca un gajo de aquella fruta.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 20:26

Meiko Raion -Esa mirada que recibió de él, inevitablemente le calentó un poco y le hizo pensar en cómo buscar un momento para estar a solas, aunque cuando responde a sus palabras de esa manera, tose un poco, casi atragantándose con el jugo de la naranja que recién había mordido, entendiendo claramente qué quiso decir, le sorprendió que fuera tan descarado, y cuando acomoda su garganta tras toser solo un poco más, estaba a punto de agregar algo para desviar la atención, cuando la joven les llama por sus nombres y luego hace una pausa, como intentando decidirse a decir algo, la mira extrañado, esperando que hable, ya que no lograba leer en su expresión de qué se trataba, especialmente porque no solo nunca le comprendía, sino que parecía rehuir de la mirada de ellos-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 20:43

Tatsuya Kamiko -Miró por un instante al menor cuando comenzó a toser, extrañado de que su comentario le hubiese sorprendido tanto así como para que casi se atragantara, aunque le daba cierta gracia a la vez, aunque aquél llamado de la menor le hizo volver su mirada a ella, notándola un tanto molesta, aunque no sabía de qué se trataba y cuando escuchó aquél reclamo sobre que "si no eran tan homosexuales por qué jamás la habían tocado a ella", sólo se hizo el desentendido y se dirigió a su compañero.- Creo que deberíamos conseguir dinero pronto -Le dijo simplemente, esperando que el otro diera una sugerencia sobre cómo lograrlo.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 21:18

Meiko Raion -A diferencia del otro, él no desperdicia la oportunidad de responderle a esa chiquilla, aunque le sorprendía que dijera eso, por lo que se preguntaba si acaso los había visto, habían sido algo descuidados durante la recuperación, especialmente la noche en que había matado a aquella rival. Chasquea con enfado y sigue comiendo su naranja con el ceño muy fruncido, unos instantes antes de recordarle lo plana que era y que ellos buscaban mujeres, no mocosas sin gracia, aunque sin hacer caso a su inminente berrinche, responde a su compañero- Podemos robar un carruaje del Shogunato... transportan oro -propone, sin bromear del todo, también burlándose un poco de la situación y del maldito gobierno, pero pensaba que si querían matarlos, podrían comenzar a darles motivos-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 21:36

Tatsuya Kamiko -Continuó comiendo así como el otro, ignorando lo que su compañero reclamaba, así como el berrinche que hacía la menor, pues estaba un tanto acostumbrado a ello, así que la dejó ser, negando luego a lo que sugería su compañero, aunque se quedó pensativo por unos momentos, pues no sabía si eso era lo mejor.- Creo que por ahora sólo saben que seguimos vivos, no dónde estamos, así que quizás sea mejor no llamar la atención, aún no hemos sanado por completo -Le dijo, aunque también quería escuchar su opinión, a pesar de que sabía que se quejaría, pero lo disfrutaba un poco.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 22:06

Meiko Raion -Descontento como siempre, frunce sus labios en un gesto de molestia, lo cual parecía una mueca, manteniendo el ceño fruncido también, toma otra de las naranjas y la pela con sus dedos con mucha facilidad- No soy un cobarde... si no hay otra forma para obtener dinero, haremos eso -les dice, imponiéndose, aunque también jugaba un poco con las reacciones del otro, curioso por ver qué decía ante su decisión, se come la naranja de un solo bocado, pese a que apenas cabe en su boca, pensando que era raro que por un momento pareció considerar aquello, no entendía bien como iba con su código de samurai al que creyó seguía al pie de la letra, si incluso era homo porque esos códigos se lo permitían-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 22:30

Tatsuya Kamiko -Enarcó su ceja al escucharle, observando atento aquél 'berrinche' que hacía al comerse aquella naranja de un sólo bocado, sorprendido, pues el menor, de alguna manera siempre terminaba comiendo así, aunque por otra parte le parecía muy gracioso.- Supongo que entonces deberíamos ir a buscar uno de esos carruajes -Le respondió sencillamente mientras continuaba comiendo, escuchando cómo la menor soltaba un chillido y comenzaba a acusar a su compañero de haberlo 'ensuciado' con sus malas costumbres.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 23:04

Meiko Raion -Escupe hacia un lado las semillas, terminando de tragar la naranja, se limpia rudamente con el revés de su mano, mirando sorprendido al mayor cuando accede, pues su propósito era fastidiarlo y que se enfadara como solía hacer, no esperó que aceptara la idea tan fácil- Ahora está bastante limpio -le dice a la menor, aunque su mirada, que se vuelve claramente lasciva por unos momentos, estaba clavada en su compañero, recordando cuando le había ensuciado en ocasiones anteriores, aunque luego agrega algo más, para que no quede tan explícito- Cuando tenga un par de estos, estará sucio en verdad -les dice, levantando un poco uno de sus brazos, mostrando los tatuajes de los cuales tenía varios y exhibía con cierto orgullo, como si fueran trofeos, pues de alguna manera marcaban algunas de las experiencias que había tenido en su vida-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 23:16

Tatsuya Kamiko -Suspiró suavemente luego de aquél comentario, sintiéndose ligeramente provocado, especialmente luego de percibir aquella mirada, no sabía desde cuándo, pero había comenzado a desearle, y eso le parecía bastante extraño, aunque también comenzaba a no tener tanto problema con ello.- Por eso eres tú quien hará el trabajo sucio -Le dijo, poniéndose de pie lentamente, pues aún sus costillas dolían, aunque al menos ya podía moverse con mayor libertad, esperando que el menor le siguiera.-
Me gusta · Responder · 7 de junio a las 23:53

Meiko Raion Te quedas, siembra naranjas o algo -le advierte a la chica con cierto aire amenazante al ver pretendía ir con ellos, puesto que no iba a desaprovechar la oportunidad de estar a solas con el otro, la menor accede, no sin antes fastidiarle con un par de reclamos, pero como era normal, ambos la ignoran. No tenía claro de a donde iban, el que pasara por ahí, un carruaje de los que mencionó, sería una enorme coincidencia, aún así, eso no le importaba en realidad, al menos para él, todo fue una excusa para buscar un momento en privado con su compañero, ahora le faltaba comprobar si él tenía la misma idea, aunque por otro lado, pretendía que lograran obtener dinero, de otra manera, siempre habían oportunidades, aunque no fueran lícitas-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 17:23

Tatsuya Kamiko -Aparentemente el menor había comprendido que su intención era estar a solas con él, o al menos lo deseaba tanto como él, y no lo dudaba, pues ya había pasado un tiempo y era claro que hacía falta tener un momento a solas. Continuó caminando hasta que se encontraron lejos de la menor y aprovechó para hablar por fin.- Ningún carruaje pasará por aquí...-Le dijo empleando un tono que dejaba en claro que en ningún momento había tenido intenciones de robar o algo semejante, aunque no dijo directamente que buscaba privacidad con él.-


Meiko Raion Igual, hay que buscar dinero -le recuerda, mirándole de reojo nada más, quería ver si el otro hacía algún movimiento, pues siempre era él quien le tenía que provocar y estaba seguro de que en esta ocasión, ambos tenían similares ganas, a pesar de que sus cuerpos no estuvieran al cien por ciento. Sigue caminando un poco más pues al lado del camino había un pastizal y ahí podrían estar cómodos, incluso ocultarse entre la hierba más alta-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 20:26

Tatsuya Kamiko -Se quedó pensativo tras aquellas palabras, pues era cierto que debían conseguir dinero, sin embargo no le había hecho 'huir' con él precisamente por eso.- También tenemos otros asuntos pendientes...-Le dijo cuando se acercó a su lado, cohibiéndose por unos instantes, aunque pronto se decidió a acercarse más a él, deteniéndole al tomar su camisa antes de que continuara avanzando, y posteriormente tomó un profundo beso de sus labios, guiándole poco a poco a que se internaran en aquél fresco pastizal que estaba a sólo unos pasos de ellos.-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 20:58

Meiko Raion -Apenas se sonríe por esa respuesta, siendo claros los asuntos que tenían, mirándole apenas un instante antes de besarle también, haciéndole de una forma muy profunda como el otro lo hacía, solo que no solo se deja llevar por él, se voltea del todo para rodearle de la cintura, apretándole contra sí de manera que sus cuerpos se rocen un poco, usa su agilidad para hacerle recostarse sobre aquel pasto y ponerse encima, solo que al tenerle abrazado, le protege cuando 'caen', teniendo muy presente las heridas del otro, ya que si se abrían, no podrían disfrutar como deseaban-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 21:17

Tatsuya Kamiko -Le dejó hacer, aferrándose un poco a él cuando caen al piso, emitiendo apenas un suave quejido, pues aunque la caída le había incomodado, el dolor no era demasiado, así que continuó besándole profunda y apasionadamente, llevando sus manos al rostro ajeno en un impulso que no pudo detener, llegando a acariciarle un poco, casi de manera instintiva, aunque pronto deslizó sus manos hacia sus cabellos, 'despeinándolos' un poco, aunque no era que el menor se peinara en realidad, disfrutando bastante aquellos contactos que llegaron a estremecerle.-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 21:36

Meiko Raion -Estuvo a punto de parar cuando le escucha quejarse, aunque al ver que continúa, él lo hace también, sintiendo un ligero estremecimiento en su piel cuando le toca de esa manera en el rostro, ya que no estaba habituado a las caricias, dirige sus manos a remover las espadas del otro, dejándolas de lado para que no les estorben, así como se quita la suya también, no se contiene en comenzar a quitarle la ropa, ya estaba aprendiendo cómo retirarla, no porque lo hubiese hecho, sino porque le observó varias veces vestirse, especialmente en los últimos días que solo estaban en recuperación, logra entonces abrirle la parte superior de su vestimenta, separándose un poco del beso para mirarle, aún llevaba los vendajes, pero no había sangre, así que creía que podía seguir, lo lo que lo hace de una vez, sin decir nada solo le recorre con su boca, besando y succionando su piel con claro antojo, enfocándose en la zona de las clavículas-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 21:55

Tatsuya Kamiko -Le dejó hacer, sin intervenir cuando comenzó a quitarle las espadas, aunque se apenó un poco cuando comenzó a abrir su ropa, no sólo por el hecho de hacerlo, sino la facilidad con la que lo hacía ahora, pues eso le dejaba saber cuánto habían intimado en realidad, al punto de conocer detalles como esos. Desvió su mirada cuando el otro comenzó a escrutar su cuerpo de esa manera visual, y se estremeció indudablemente cuando comenzó a recibir sus besos, recorriéndole la espalda con suaves caricias, con las cuáles buscaba estremecerle un poco, aunque sin llegar a lastimarle, pues sabía que las heridas del menor también eran graves y no deseaba molestarlas.-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 22:04

Meiko Raion -Se siente más acalorado cuando le nota desviar la mirada pues creía que consiguió apenarlo, aunque no dijeran nada, ese encuentro que tanto habían esperado y que apenas comenzaban, se sentía algo distinto, quizás porque por primera vez parecían haberlo buscado los dos y estar de acuerdo en hacerlo, le dejaba una extraña sensación, pero intenta no desconcetrarse en eso, dedicándose a rozar su cuerpo con el ajeno, se sentía tan caliente, busca su muslo para dejarle percibir su naciente erección, continuando con esos marcados besos por su cuello, alcanzando su garganta y marcándole, realizando para ello succiones muy profundas, asegurándose de que las marcas sean visibles, por el simple gusto de poder apreciarlas luego-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 22:17

Tatsuya Kamiko -Instintivamente correspondía aquellos roces, sorprendiéndose un poco al sentir la erección ajena, siempre se calentaba tan pronto, y de cierta manera le apenaba, aunque no dijo nada al respeto, sólo comenzó a estimularle con presteza, deslizando una de sus manos debajo de los pantalones ajenos, calentándose inevitablemente al sentir cómo el menor endurecía bajo su tacto. Era la primera vez que ponía tanta atención en ello, en lo caliente que el otro estaba y la manera en que reaccionaba por él, sumado aquello a las intensas sensaciones que su boca le brindaba, lograron no sólo estremecerle, sino hacerle gemir un poco también, de una manera suave y sólo audible para el menor.-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 22:33

Meiko Raion -Se sobresalta de una manera apenas notable cuando siente la delicada mano ajena masturbándole, quizás porque no lo esperaba tan pronto, pero no se iba a quedar atrás, así que le abre la prenda inferior, bajándola sin mucha dificultad hasta sus rodillas, dirige ambas manos a su trasero, dándole varios apretones entre los cuales arrastra sus uñas, había tenido tantas ganas de tocar esa parte suya que no se contiene por más tiempo, dejándole saber cuanto le deseaba, no le importaba en realidad que ya quedara eso en claro, pues además se evidenciaba en la manera en que algunas succiones se convertían en mordidas, buscando escuchar otro gemido de esos, le fascinaban y él le dejaba escuchar sus jadeos entre una marca y otra-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 22:48

Tatsuya Kamiko -Se apenó inevitablemente cuando el otro bajó sus pantalones para acariciar su trasero, siendo recorrido por un estremecimiento inmediatamente luego de sentir el rudo tacto de las manos ajenas, llegando a morderse un poco los labios al sentir sus uñas, pues lograba descontrolarle un poco aquella sensación, aunque procuraba mantener el control por momentos. Aún le costaba un poco dejarle ver al otro cuánto disfrutaba con él y cuánto llegaba a desearlo, a pesar de que ya había decidido ser un poco más sincero en ese sentido, sin embargo, comenzó a dejarle escuchar sus voces de una manera un poco más libre, mientras se empeñaba en aquella estimulación que le brindaba.-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 23:08

Meiko Raion -Estaba completamente duro por las atenciones de su compañero, no le sorprendía, ya que solía calentarse con facilidad y además, su estimulación era muy placentera, impaciente, pero dispuesto a ser cuidadoso, aparta las manos de él para buscar entre su propia ropa el ungüento, tomando con cierta habilidad un poco entre sus dedos, que de inmediato van en busca de la entrada ajena, sabía que estaba muy cerrado, pues ya tenían un tiempo sin hacerlo, así que sin ser muy brusco intenta meter un par de dedos, tratando de por lo menos lubricarle y prepararle algo, pues sus ganas eran demasiadas como para esperar todo lo necesario para que se dilatara, ya había entendido que era un proceso largo. Para mantenerle tranquilo, decide estimular sus pezones, probando un poco de las lecciones que recibió recientemente, pellizca uno con la mano libre, mordisqueando el otro, suavemente, buscando ponerle ansioso-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 23:20

Mugen

Mensajes : 422
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Esta vez sin luciérnagas

Mensaje por Mugen el Jue Jun 16, 2016 2:05 am


Tatsuya Kamiko -Apartó sus manos para darle libertad al menor, y así también apartó su mirada con cierta vergüenza, ya que le apenaba bastante tener que ser 'preparado' por él, de alguna manera le hacía sentir débil, aunque sabía que era necesario o de lo contrario sería muy doloroso, y en esas condiciones de ambos, lo mejor era hacer las cosas de esa manera. Sin embargo le sorprendió bastante la paciencia y la habilidad que podía notar en el menor, pues era bastante extraño que lograra estremecerle así mientras buscaba dilatar su entrada, aunque lo que más le sorprendió aún, fue la manera en que estimulaba sus pezones, la cuál le arrancó un estremecido gemido más profundo que los otros, separándole un poco por mero instinto, mirándole extrañado, más que nada por el placer que experimentó.- ¿Dónde aprendiste eso? -Le preguntó apenado, aunque sin volver a intervenir.-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 23:41

Meiko Raion -Puede notar que su compañero está avergonzado, lo que de alguna manera le excita más rápido, además, nota que no se tensa, por lo que sus caricias en la entrada ajena surten efecto, ya que con solo un poco de eso y las presiones que había estado haciendo, logra que esos dos dedos vayan entrando, a pesar de que de forma muy estrecha, no intenta separarlos aún, dándole tiempo a que se vaya adaptando antes de empujar más, logrando que entren casi por completo. En el momento en que es apartado así, le mira con cierta confusión al principio, pues no creía que ahora que era paciente, al otro le doliera o no le gustara, aunque luego se sonríe, disfrutando de cruzar mirada con él, pese a que todo ese rato lo estuvo evitando, además, verle desconcertado era incluso divertido- En el burdel... ¿no te gusta? -le responde, sin volver aún a estimularlo con la boca, haciéndolo en aquel pezón, solo con su mano, pellizcando con un poco más de fuerza-
Me gusta · Responder · 8 de junio a las 23:57 · Editado

Tatsuya Kamiko -Frunció un poco el entrecejo al verle sonreír, pues sabía que sus reacciones le causaban gracia, no e que pudiera culparlo, pues muchas de su actitudes le divertían también, aunque aquella respuesta le hizo ceñir más el entrecejo, aunque le estremecía un poco aquella manera en la que le estimulaba con ambas manos.- Me dijiste que no se te había puesto dura...¿pero hiciste esto con otro hombre? -Le preguntó directamente, sintiendo bastante vergüenza, pues se sentía bastante celoso en aquellos momentos, aunque sabía que al decir aquello se estaba delatando.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 0:27

Meiko Raion -Había dicho esas palabras de forma intencional, buscando una reacción de su parte, no recordaba haber visto que alguien tuviese celos por él anteriormente y no tenía muy claro porqué eso le agradaba, pensaba que no debería importarle, pero llamaba su atención y le prendía aún más, quizás por esa expresión que veía en el otro, que le parecía una mezcla de vergüenza y recelo- Ya te lo he dicho... eres mi única puta -le responde, con una mirada y sonrisa maliciosa, especialmente cuando hizo una pausa entre la primera y segunda frase, estimulándole con sus dedos en su interior al mismo tiempo, para mantenerle dominado por el placer, se acerca y le da una intensa y marcada succión a su pezón, irritándole incluso-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 0:47

Tatsuya Kamiko -Le miró con clara molestia al ser llamado de esa manera, aunque a la vez fue golpeado por una oleada de placer cuando le estimuló con aquella vehemencia, aferrándose a él de manera inevitable, y dejando escuchar gemidos suaves, pues, aunque intentaba contenerlos, le parecía imposible hacerlo del todo, ya que aquél esfuerzo era bastante significante y el dolor producido era inevitable.- Bastardo...-Soltó con reclamo, mientras se aferraba a él, jadeando de manera un tanto dificultosa, pues buscaba encontrar un equilibrio mental en esos momento, aunque le era muy difícil el lograrlo-
Me gusta · Responder · 9 de junio a la 1:05

Meiko Raion También fui la tuya... -le recuerda, con cierta diversión y para que no se queje tanto, le estaba gustando mucho verle tan estremecido, por lo que mueve sus dedos con mayor vehemencia, haciendo un vaivén y a tientas buscando su próstata, recordaba muy bien donde estaba ubicada, no solo había visto un dibujo, sino que anteriormente había tocado ese punto rugoso que hacía al otro delirar de placer, así como le hizo a él cuando fue estimulado en esa parte. Asimismo, continúa las atenciones a sus pezones, sorprendido de que esa zona fuera tan sensible en su compañero, era un buen descubrimiento, por lo que le llena de succiones, pasando de uno a otro y ayudándose con su mano, le sorprendía también cómo se erectaban y se ponían rojos por sus atenciones-
Me gusta · Responder · 9 de junio a la 1:20

Tatsuya Kamiko Aún lo eres...-Le respondió in poder evitarlo, aunque cada vez se encontraba más estremecido por la manera en que el otro le atendía, dejando un poco los celos de lado mientras su mente era arrebatada por el inmenso placer que se estaba apoderando de él casi por completo. No supo en qué momento comenzó a centrarse en la manera en que el otro movía sus dedos, estremeciéndose profundamente cuando el otro alcanzó su próstata, dejándole escuchar un gemido profundo y arrebatador del que ni siquiera fue consciente. El placer le tenía sometido, ni siquiera el dolor y la incomodidad que sentía lograban superarlo y sus caderas habían comenzado a moverse con bastante libertad, por lo que volvió a aferrarse a él, presionando su cabeza contra su pecho, como pidiéndole que e adentrara en él de una vez.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a la 1:35

Meiko Raion -Se sonríe por esa respuesta, sintiéndose provocado al recordar cuando lo fue, entre los estremecimientos y gemidos del otro, comienza quitarle el pantalón, pues necesitaba abrirse espacio para seguir, aunque todo lo hace con la mano que atendía sus pezones, procurando no desatender ni las acciones de su boca, ni las de su otra mano, siendo muy insistente en su próstata, con el vaivén de esos dos únicos dedos, pues no quería ampliarle de más, o creía que no sentiría tan bien como en veces anteriores que estuvo estrecho. Necesitado de atención, toma el miembro ajeno y el propio, masturbándoles juntos, pues todavía no pensaba penetrarle, estaba soportando un poco más, como le dijo aquel chico, debía hacer que le rogara casi, y aunque se moría de ganas, tenía demasiada curiosidad por ver cómo el otro se seguía estremeciendo y ver si se lo pediría entre esos gemidos tan deliciosos que le dejaba oír-
Me gusta · Responder · 9 de junio a la 1:46

Tatsuya Kamiko -Un estremecimiento le recorrió cuando el menor le quitó la parte inferior de sus prendas, aunque no hizo nada para evitar quedarse casi desnudo, pues el menor le estaba 'atacando' con todo lo que tenía, o eso le parecía, aunque por momentos regresaban los celos, esperaba que no hubiese practicado con alguien más, no es como que tuvieran algún tipo de 'deber' con el otro, pero luego de todo lo sucedido, se sentía verdaderamente apegado al menor, y para él al menos, habían quedado claros sus sentimientos. Soltó un profundo gemido luego de sentir la hombría del otro contra la suya, así que decidió ayudarle, masturbándole con cierta vehemencia, centrándose en el glande del menor, pues sabía cómo le derretía eso, y al mismo tiempo llevó su mano libre a la espalda del menor, deslizándola por su trasero , debajo de sus ropas, para comenzar a estimularle también.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 2:07

Meiko Raion -Ahora es él quien se expresa con un gemido algo quejoso cuando estimula su glande, habían sido pocas las ocasiones en que fue tocado así y solo recordaba a su compañero hacerlo tan bien, lo cual le provoca moverse un poco a manera de embestidas, disfrutando de esa masturbación antes de pensar en penetrarle, no es que no lo necesitara, se moría de ganas, pero curiosamente en esta ocasión en que estaba retardando el momento, descubría sensaciones muy intensas a las que antes no prestó atención. Se despide de sus pezones con lamidas, habían quedado tan irritados, pero ahora va por su cuello, repitiendo las succiones, siendo tan 'salvaje' en eso como el otro solía recriminarle, haciendo que algunas de esas marcas se vuelvan violeta casi de inmediato. Entre esas embestidas que hace a la mano ajena, iguala el ritmo de sus dedos, terminando por meterlos por completo y moverlos de forma vehemente, aunque sin sacarlos ni un poco-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 19:14

Tatsuya Kamiko -Le sorprendió la manera en que el otro arremetía contra su mano, por lo que le apretó un poco más y comenzó a frotar su glande con mayor vehemencia, aprovechando el líquido preseminal que comenzaba a manar de aquél sensible orificio que también presionaba e irritaba, así como el menor hacía con sus pezones. Suspiró profundamente cuando por fin pasó a su cuello, quejándose suavemente por lo sensibles que habían quedado sus pezones, le dolía incluso el roce que había entre sus cuerpos, aunque no comentó nada sobre aquello, dedicándose principalmente a expresarse mientras mantenía la estimulación sobre sus hombrías y buscaba estimular la entrada ajena con un par de sus dedos.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 19:40

Meiko Raion -Podía notar las diferencias en el comportamiento del mayor en esa ocasión, parecía dejarle escuchar cuanto disfrutaba sin cohibirse como en ocasiones anteriores y eso incrementaba su nivel de excitación a límites donde no creyó llegar, necesitaba tanto entrar en su cuerpo que no puede soportarlo más, incluso siente que estimula su entrada, pero le deja, no iba a detenerle en esos momentos en que cada contacto con él era tan estremecedor. Se separa lo suficiente, y queriendo imponerse le toma firmemente del mentón, obligándole a que le mire, mientras se acomoda entre sus piernas, retirando los dedos, sabía que para el otro era vergonzoso recibirle, pero podía ver que lo deseaba, quizás mucho más que en ocasiones anteriores, por lo que ni siquiera dice nada, solo le deja ver su intensa expresión en medio de la cual se muerde el labio inferior, en el momento en que ayudado por su mano, da una sola embestida en la que logra entrar con cierta facilidad, aunque no por ello estaba tan abierto, al contrario, de inmediato sintió como le envolvía y apretaba, lo cual le hace expresarse con un estremecido gruñido-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 20:06

Tatsuya Kamiko -Al notar que el otro no le impedía el acceso a su entrada, continuó tocándole, presionando con sus dedos mientras le acariciaba dibujando círculos con la yema de sus dedos, sin embargo, cuando el menor se separó para tomarle de esa manera, se detuvo, frunciendo el entrecejo sin poder evitarlo, pues le molestaba que le obligara a observarlo en aquellos momentos, mas no apartó su mano sino hasta que pudo leer en aquella expresión lasciva lo que el menor estaba a punto de hacer, tomando entonces aquella mano con la propia que había estado estimulando su hombría, haciendo que le soltara justo en el momento en el que el otro comenzó a penetrarle, desviando inmediatamente su mirada mientra soltaba un quejoso gemido, sin acostumbrarse del todo a tenerle dentro de su cuerpo, especialmente por la manera en que su interior se contraía en torno al cálido y rígido miembro del menor.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 21:00

Meiko Raion -No le había desagradado la estimulación en su trasero, aunque su atención no estaba muy abocada a eso sino a su impulso de invadir el cuerpo ajeno. Se ríe un poco por ese instante de rebeldía, pero no insiste, le deja desviar la mirada, aunque manteniéndose lo suficientemente separado de él para ver sus expresiones, en aquella ocasión no solo era de día sino que estaban al aire libre, por lo que podía apreciarle a gusto, disfrutaba también el ver que aún no se acostumbraba a esa posición, le encantaba verle vulnerable, así que juega un poco más con él al acariciar sus blancos y finos muslos, sabía que no estaba tan acostumbrado a ser acariciado, menos de forma tan marcada, así que lo hace, comenzando un vaivén muy intenso, sin darle oportunidad de un respiro, al contrario, sus movimientos eran muy demandantes, pues tanta espera le había superado en cuanto a ansiedad-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 21:15

Tatsuya Kamiko -Le estremecieron bastante aquellas caricias tan marcadas en sus muslos, pues no era una zona que solía estimular, ni siquiera se había imaginado que podría llegar a estremecerse de esa manera sólo por una caricia así, no sabía si era culpa del otro o culpa suya, si su cuerpo se había vuelto más sensible con todo ese juego previo, aunque no tuvo demasiada oportunidad de pensar en eso, pues la manera en que el menor comenzó a embestir contra él, le tomó por sorpresa y le hizo aferrarse fuertemente a aquella mano que sostenía, así como a su trasero, dejándole escuchar algunos gemidos profundos, aunque no tan ruidosos, mientras buscaba controlarse un poco, pues aquello lograba hacerle enloquecer. No se había dado cuenta de cuánto le había estado deseando dentro hasta esos momentos, cuando sentía cómo su interior parecía succionar la hombría de su compañero cada vez que ésta se adentraba en su ser.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 21:38

Meiko Raion -Se quita la camisa para mayor comodidad y se le acerca más, abrazándole contra sí para buscar un roce entre sus cuerpos, además, acercándose a su oído, succiona el lóbulo de una de sus orejas, dejándole luego escuchar sus jadeos, sin detener ni aminorar el ritmo de sus embestidas- Tan jodidamente apretado... déjame oírte más... Jin -le pide, entrecortadamente por los jadeos de placer que le agobiaban, intencionalmente jugando con él, buscando estremerle por cómo pronuncia su nombre de esa manera un tanto suplicante, así como el otro hizo similar cuando se vieron tras la separación de la batalla. Se sentía tan perdido en el placer, todas las veces le había encontrado así de estrecho, pero en cada ocasión sentía que el placer superaba la vez anterior, la manera en que le asfixiaba dentro y como le parecía que le succionaba era demasiado por momentos, tenía que distraerse para no correrse-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 21:52

Tatsuya Kamiko -Frunció el entrecejo por un instante luego de escuchar lo que el menor decía, sin embargo, la manera en la que pronunció su nombre, logró arrebatarle por completo, no sabía de qué manera el otro lograba obtener esas reacciones de él y de cierta manera le molestaba, pero por el placer que sentía, creía que valía un poco la pena, así que comenzó a cumplir con lo que el menor le pedía, acercándose un poco a su oreja para dejarle escuchar sus profundos jadeos mientras se aferraba a él. Le apenaba bastante la manera en que sus caderas se habían comenzado a mover, como si complementaran el imperioso vaivén que el menor marcaba, también sentía sus heridas doler, como una fuerte punzada que le hacía echar su cabeza hacia atrás por momentos, aunque no dejaba de moverse.- Mugen...-Le llamó en cierto momento, muy apenado, aunque con una voz profunda y sensual, sentía por momentos que se perdía en aquél mar de placer en el que el otro le arrastraba cada vez mas, y no se lo ocultaba, pues se lo dejaba claro en sus voces.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 22:09

Meiko Raion -Había olvidado por completo las heridas de ambos, quizás porque las suyas no le estaban molestando de momento, así que comienza a incrementar el ritmo, logrando bastante armonía con los movimientos de cadera del otro, le gustaba el sonido del golpeteo de sus cuerpos, le era muy excitante, así que incluso desliza sus manos a las nalgas ajenas, dándole apretones y una nalgada en algún momento, como desquitando en esas acciones el placer que sentía. El escuchar cómo llama su nombre le provocó un intenso escalofrío, casi sintió que podría correrse en ese momento, por lo que se muerde el labio, conteniéndose, así como contenía algunos placenteros gemidos que entonces se escuchaban como gruñidos graves, más parecidos a los de algún animal. Para apresurarle, busca su próstata en medio de las embestidas, tanteando con varios movimientos un tanto distintos para poder encontrarla, atento a las reacciones que obtenía-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 22:22

Tatsuya Kamiko -Otro gemido profundo se le escapó al sentir cómo el menor añadía mayor vehemencia a aquellas embestidas que de por sí ya eran bastante potentes, y terminó aferrándose a él de manera inevitable, casi abrazándole contra su propio cuerpo, aunque el sentir aquella nalgada le hizo apartarle un poco de nuevo, buscando su hombro para morderlo con fuerza, a manera de desquitarse por aquel azote que recibió y que ciertamente logró estremecerlo, aunque no sabía si de dolor o de placer, o quizás una mezcla de ambos. No sabía por qué, pero luego de que el menor comenzó a emitir aquellos sonidos salvajes, un intenso calor comenzó a abrumarle, como si ya no tuviera escapatoria, y ciertamente ya no la había, pues cuando menos lo imaginó, su cuerpo ya era presa de los espasmos que antecedían el tan ansiado éxtasis, el cuál fue desencadenado por aquellos constantes 'ataques' a su próstata, los cuáles le hacían estremecer cada vez más.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 23:10

Meiko Raion -Cuando está seguro de que encontró su próstata, arremete contra ésta de una forma muy potente, completamente concentrado en el placer de su contraparte, pero a la vez, le llenaba de placer a él, ya que cuando siente esos espasmos que estrechaban aún más el delicioso interior ajeno, no logra contenerse, volviendo a darle un fuerte azote en el trasero, como castigo por la manera en que le muerde, luego mete las uñas, levantándole un poco la cadera para correrse a lo más profundo de él, sin siquiera darle un aviso de que lo haría, aunque quizás la manera tan intensa en que dejaba salir sus voces era una evidencia más que suficiente. En cierto momento, sin siquiera ser consciente de eso, vuelve a pronunciar su nombre, esta vez en su oído, de forma más ahogada, justo en el momento en que se corre y le llena de una forma muy abundante, pues no había descargado desde la última vez que lo hicieron juntos-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 23:20

Tatsuya Kamiko -No era consciente ya de sus voces, que eran bastante intensas ahora, ni tampoco de las reacciones de su cuerpo, cada estocada que acertaba en aquél punto tan íntimo, que le hacía experimentar tanto placer, le hacía sentir cada vez más perdido en sí mismo, era como si ese placer tan inmenso se apoderara de su mente y de sus sentidos, todo lo que percibía era esa deliciosa sensación, aunque no sólo eso, sino que también era muy consciente del menor, de su respiración, sus jadeos, la manera en que su polla palpitaba en lo profundo de su ser mientras se corría en sus entrañas, mancillándolas con su fuerte esencia, mientras él derramaba la propia sobre los vendajes que aún cubrían sus cuerpos.- Mugen...-Soltó apasionado una vez más, en respuesta a aquél llamado tan estremecedor que hizo que su piel se erizara en un momento. Jadeaba profundamente, en un intento de normalizar su respiración, aunque no dejaba de aferrarle a su cuerpo, intentando recuperarse un poco.-
Me gusta · Responder · 9 de junio a las 23:38

Meiko Raion -Volvió a sentir algo similar a un escalofrío cuando escucha su nombre, siempre que él lo pronunciara le sonaba tan diferente, quizás porque desde que se conocieron le había escuchado decirlo muy pocas veces, se continúa moviendo, pero poco a poco se detiene, sin insistir demasiado, pues comenzaba a recordar que estaban heridos, el otro en especial, sentía una rara necesidad de asegurarse de que estuviera bien, aunque no quería cuestionarse el porqué le importaba, incluso estaba a punto de preguntarle su condición, pero al haber logrado normalizar su respiración, percibe algo fuera de lo común, estaba seguro de que alguien les observaba, sin embargo, no era una presencia amenazadora sino tranquila, por lo que por unos momentos cree que es la niña que les acompañaba, era posible que les hubiese seguido, pero creía que de haberlos descubierto, hubiese hecho un escándalo- Hay alguien... -le susurra al mayor en el oído, viendo de reojo su espada para tomarla, si no les había atacado hasta ahora, tenían una oportunidad, así que se incorpora con agilidad, acomodándose fácilmente el pantalón mientras se levanta, siente dolor en su costado donde estaba su herida, probablemente por incorporarse de forma repentina. Con su espada desenvainada ya, se pone entre su compañero y el lugar de donde sentía había alguien, esperando aparezca, otra posibilidad es que fuera un animal pero presentía que no era así-
Me gusta · Responder · 10 de junio a las 0:00

Tatsuya Kamiko -Se mantuvo aferrado a él hasta que logró controlarse un poco y superar por fin las deliciosas y estremecedoras sensaciones del orgasmo, pero cuando todo estuvo tan tranquilo, frunció el entrecejo, también notaba algo extraño, cierto tipo de presencia que y había percibido antes, pero no era una a la que ya estuviese acostumbrado. Levantó la mirada hacia su compañero, notando que él también lo había percibido, pues lo veía alerta, y tras aquellas palabra de advertencia también comenzó a buscar sus espadas a tientas, incluso antes de pensar en acomodarse la ropa, sin embargo se alarmó un poco cuando el otro se incorporó de esa manera, tan típica de él, pero que no era nada cómoda con las heridas que tenía; le observó unos instantes más, como comprobando que el menor se encontraba bien, y luego comenzó a acomodarse las ropas rápidamente, un tanto avergonzado de que el otro tuviera que cubrirle, aunque justo cuando tuvo ese pensamiento escuchó una voz conocida que mencionaba eso mismo, de una manera provocativa y burlona, así que se levantó rápidamente, habiendo acomodado exitosamente sus vestimentas.- ¿No vas a dar la cara? -Preguntó a aquél extraño, sin desenfundar aún su espada, aunque estaba preparado para hacerlo.-
Me gusta · Responder · 10 de junio a las 0:34

Meiko Raion -A diferencia de su aliado, no tenía intención de conversar con aquel hombre, apenas aparece, le mira con desprecio y se adelanta en su búsqueda- Es solo un maldito viejo... -dice al aire, casi escupiendo las palabras, particularmente molesto por sus palabras que sonaron lascivas, mientras avanzaba veloz hacia él, notando que desenfunda su espada muy rápido y que logra esquivar su primer ataque, por lo que frunce más el ceño, más molesto que antes, arremetiendo contra él con varias estocadas, sin poder darle, lo cual le extraña, ya que no imaginaba que un viejo de esa edad tuviera tal habilidad, siendo aún más sorprendido cuando las espadas finalmente chocan y el otro tiene la fuerza suficiente para romper el choque y hacerle casi perder el equilibrio, sabiendo que en parte es porque se encontraba debilitado por estar en recuperación, por la reciente actividad y días sin comer muy bien, retrocede un instante para pensar como atacar, era un pastizal abierto, perdía así la ventaja de su estilo que solía usar su ambiente para movilizarse con patadas y movimientos extremos. Ese instante, le permite al viejo hablar, viendo que le ignora y a quien se dirige es a su compañero, notando que le mira con deseo, o así lo interpreta-
Me gusta · Responder · 10 de junio a las 0:56

Tatsuya Kamiko -Frunció el entrecejo cuando vio la cara de aquél hombre, recordándole por fin y no de una manera grata, y aunque la primera vez que se encontraron había dado una buena batalla, no se imaginaba que terminaría encontrándoselo ahí, mucho menos en aquellas circunstancias, llegando a sentir un profundo asco de sólo imaginar que se había quedado allí, observándoles hasta el final. Iba a advertir a su compañero de la habilidad de aquél hombre, sin embargo, y como de costumbre, éste se había lanzado ya a pelear contra aquél, preocupándose por u heridas principalmente, pues luego de aquella faena tan intensa que tuvieron hace unos momentos, seguramente el otro no estaba en condiciones de forzarse más, así que apenas empujó la empuñadura de su espada con su pulgar, descubriendo parte de su filo, dándole a entender al otro que estaba preparado para pelear con él, desenfundando de una sola vez tras la últimas palabras lascivas que soltó aquél, no por éstas en sí, sino porque tras aquellas, ese desagradable sujeto se lanzó a pelear contra él, y aunque logró frenar su ataque, no pudo evitar que el otro hablara sobre el olor que desprendía ahora, tras tener sexo con su compañero, pero logró empujarlo para volver a generar distancia entre ambos, pues no le convenía tenerlo tan cerca, principalmente por las heridas que tenía.-
Me gusta · Responder · 10 de junio a la 1:35

Meiko Raion -Su mirada se dirige a la expresión de su compañero, notando en él un profundo desagrado, sabía que aquel tipo le daba asco y el porqué comenzaba a ponerle muy ansioso, imaginándose que hubo algo entre ellos, eso le impulsa a intervenir en la batalla, sin importarle que eso no sea 'apropiado' según el código de esos, a él no le importaba ni un poco y justo cuando va a atacar le escucha decir lo último, sobre el aroma de su compañero, lo cual le provoca un increíble malestar que desquita atacando de forma directa y bastante descuidada a aquel rival, que fácilmente pasa de él, diciéndole que no era su tipo a diferencia de su colega, lo cual le hace volver la mirada al otro, observándole de una forma furiosa, en verdad sentía como si su sangre ardiera- ¿Quién es este malnacido? ¿Te acostabas con él? ¿Cuando? -le dice, una pregunta tras otra, dejándole ver su confusión, incluso le apunta con su espada, no es que fuera a atacarle, pero fue su instinto, descuidado por unos momentos al rival que parecía disfrutar la situación-
Me gusta · Responder · 10 de junio a la 1:57

Tatsuya Kamiko -Le sorprendió bastante que el otro interviniera, pues no solía hacerlo, pese a su naturaleza salvaje e impulsiva, siempre había como 'turnos' en ese sentido, así que le miró extrañado, haciéndose a un lado para evitar estorbar, aunque no es que dejara de pelear, pues aún lanzaba estocadas contra aquél desagradable rival, que pese a ser bueno en cuando a tenía, como persona era increíblemente desagradable, tanto que incluso a él molestaba, aunque era evidente su desprecio por él. Pasó por alto la palabras de aquél viejo, a diferencia de u compañero, pero aquellas preguntas que le hizo, lograron distraerlo un poco, sin entender cómo es que el menor pensaba eso de él.- Mugen, éste tipo es un asesino a sueldo, peleamos una vez..-Le respondió con agitación mientras detenía un ataque de aquél desagradable hombre que iba directamente hacia su compañero, quien se había distraído al apuntarle a él con la espada.- Jamás me he acostado con éste tío -Le aclaró finalmente antes de evitar una estocada de aquél rival, aunque no salió ileso de ello, pues aquél ataque, aunque no fue directo, sí logró herir uno de sus brazos, con una herida apenas profunda, aunque eso era todo lo que había podido hacer.-
Me gusta · Responder · 10 de junio a las 2:20

Meiko Raion -Estaba tan enojado que le costaba mucho enfriarse y entender lo que su compañero le estaba diciendo, por lo que hace una mueca de enfado, intentando convencerse de que lo que decía era cierto, pues de todas maneras no se imaginaba que tuviera esos gustos, pese a que recordaba bien eso de los samurai y lo que pasaba entre menores y mayores. Intenta sacar eso de su mente o le afectaría aún más en la pelea, apenas esquivando ese par de ataques de los cuales se encarga el otro, se culpa al ver que es herido, pero sabe que no fue nada serio, aunque aquello le hace enfocarse, no podía dejarse llevar por los celos, ya tenía muy claro de que se trataba de celos pero no era el momento, esa pelea no era como pensó en un inicio, aquel desgraciado podía superarles si no se ponían atentos. Con eso en mente, se adelanta de nuevo, esta vez completamente concentrado y sabía que el mayor le conocía lo suficiente para saberlo, aunque le hace creer al rival que le dará una estocada, lo que hace es, en el último instante, lanzarse cerca de él y apoyarse en una de sus manos para darle dos fuertes patadas en el rostro, logrando romperle un par de dientes con la parte de acero de sus sandalias, aunque aquel esfuerzo había provocado que su herida del costado se abriera, lo sabía porque le dolió y precisamente había evitado ese tipo de movimientos para que no sucediera, pero daba una oportunidad a su aliado que estaba seguro no perdería-
Me gusta · Responder · 10 de junio a las 2:44 · Editado

Tatsuya Kamiko -Pudo notar por fin en la mirada de su compañero, que al fin se encontraba concentrado en la pelea, lo cuál le hizo sentir bastante alivio, sin embargo, cuando le vio hacer aquellos movimientos arriesgados, de nuevo la preocupación hizo su aparición en él, mas no lo pensó dos veces, y una vez que su compañero lanzó aquellas potentes patadas, se aproximó rápidamente a su contrincante para darle el golpe final, una certera estocada en sus entrañas que, si bien no lograría matarlo al instante, lo acabaría definitivamente. Sacó lentamente su espada, a diferencia de como la había enterrado en el cuerpo de aquél hombre, dejándole caer en la tierra, aunque aún logró escuchar una burla por parte suya, al haberlo derrotado los dos, aunque no respondió, sólo mantuvo el silencio y sacudió la sangre entre la gran maleza que les rodeaba, cortando inevitablemente parte de ella en aquél movimiento, y una vez estuvo plenamente limpia, se acercó al menor, dispuesto a revisar sus heridas, aunque esperaba que no se encontrara tan mal.-
Me gusta · Responder · 10 de junio a las 23:45

Meiko Raion -Estuvo dispuesto a atacar de nuevo, pero cuando siente a su compañero acercarse a esa velocidad que le caracterizaba, sabía que eso sería suficiente y le deja, manteniéndose atento por si aquel lograba esquivar su ataque pues intervendría, pero como sospechó, no fue necesario, también escucha su última burla, por lo que aunque su colega se acerca, él se levanta antes, sosteniéndose su herida que había dejado escapar algo de sangre que traspasaba el vendaje que llevaba. Tenía muchas ganas de ver morir a aquel infeliz, por lo que se le acerca y le sonríe victorioso unos momentos, aunque termina por darle otra patada en el rostro, borrándole así la sonrisa burlista pues queda desmayado, sabía que tardaría unos minutos más en morir desangrado. Sin ninguna reticencia, sosteniendo su herida, se inclina a nivel del rival caído y comienza a escrutar entre sus ropas, curiosamente, como su compañero le pidió horas atrás, hacía 'el trabajo sucio', así que busca cosas de valor, encontrando una bolsa con dinero, la cual toma por supuesto, y también había un documento, en el cual, pese a no poder leer mucho, reconoce su nombre y el de su acompañante, por lo que toma aquel pergamino también, dispuesto a dárselo al otro para que lo revise, no había mucho más de valor en sus bolsillos, una daga que podrían vender y que guarda en los propios- Era un maldito enfermo... -le dice a su compañero, viendo también unos dibujos que llevaba, los cuales mira sin particular interés-
Me gusta · Responder · 11 de junio a las 0:16

Tatsuya Kamiko -Se detuvo por unos momentos cuando su compañero se levantó, no es que fuera a ayudarle a hacerlo pues sabía que tenía su orgullo, así que le dejó hacer, observando simplemente lo que hacía, aunque cuando se acercó al cuerpo de aquél prefirió apartar la mirada, como dándole cierta privacidad, aunque sintió cierto desagrado al escuchar aquel golpe seco que el menor le dio a aquél hombre ya moribundo, mas no dijo nada al respecto, pues sabía cómo era el otro y tenía muy en claro que habría disfrutando mucho terminando con aquél, pero había elegido terminar rápido las cosas, pues no sabía qué tanto más podría causar aquél hombre y de momento no estaban plenamente bien como para pelear de esa manera. Volvió su mirada al menor cuando le escuchó, sabiendo que había terminado esculcando el cadáver del otro, aunque al menos habían conseguido dinero.- Creí que te habías dado cuenta desde un inicio -Le respondió, tomando aquél pergamino que el otro le ofrecía, aparentemente también lo habían enviado para matarlos, aunque eso no le sorprendía, ya sabían que las cosas serían así después de todo, así que solamente observó aquél escrito y lo guardó, pues no deseaba que nadie más les siguiera la pista.-
Me gusta · Responder · 11 de junio a las 0:48

Meiko Raion -Le mira directamente, queriendo volver a ese tema de si en verdad no había tenido más que ver con aquel hombre, se sentía tan mortificado por imaginarlo, creía que quizás en algún momento, años atrás, también el otro llegó a mencionar unas aguas termales, todo aquello seguía dando vueltas en su cabeza, comenzaba a preguntarse con quienes más lo había hecho y donde estaban esos, y también estaba el hecho de que ese hombre probablemente les vio tener sexo, se preguntaba si vio todo, tenía tantas ganas de desquitarse, que no se le pasaron simplemente porque el rival estuviese ya en sus últimos instantes de vida. Pensativo, y sin saber cómo expresarse, solo pasa al lado de su compañero sin mirarle ya, dirigiéndose hacia donde se encontraba su ropa y la funda de su espada, aún sosteniéndose la herida, sabía que no era grave, pero debía cambiar el vendaje y presionarla para que se cerrara de nuevo y siguiera sanando, aunque luego de ese retroceso, sabía que tardaría un par de días más de lo esperado, al menos tenían dinero y podrían ir a una posada-
Me gusta · Responder · 11 de junio a la 1:12

Tatsuya Kamiko -Suspiró un poco al cruzar miradas con él, de alguna manera le estremecía, quizás por lo intensa que fue, además de que pudo leer un poco de lo que la causaba, lo sabía identificar, porque él también había llegado a sentirse así por él, justo aquella vez que el otro se largó al burdel luego de haber reñido. Cerró sus ojos por unos momentos y también se quedó pensativo, pues quería lograr aliviarlo de alguna manera, especialmente al notar que parecía evitar mirarlo, por lo que se acercó a él cuando recogía sus cosas.- Debemos apretar tus vendajes antes de continuar -Le dijo mientras apartaba la mano ajena de aquella zona, para analizar por medio del sangrado qué tan mal estaba, y aunque no le parecía tan grave, era necesario atenderle, así que le guió a que se recostara, observándole directamente a lo ojos, de una manera casi cautivadora, no de manera intencional, ni para manipularlo, sólo buscando transmitirle mayor seguridad y calma.-
Me gusta · Responder · 11 de junio a la 1:35

Meiko Raion -Se resistía a mirarle todavía, pero le deja hacer cuando le aparta la mano, estremeciéndose un poco por su toque, ya que el otro nunca le había atendido una herida, le parecía que aquello era como más íntimo, cuando necesitó ayuda, en ocasiones anteriores, había sido la chiquilla quien le curaba y estaba más acostumbrado a ello, incluso había aprendido a dejarse hacer por ella sin reclamar tanto, por lo que resopla un poco, tratando dejarse hacer también por él, en especial cuando vuelven a cruzar miradas, aunque termina por apartar de nuevo la suya, no quería que le viera como vulnerable y no lo pensaba por estar herido, a cada rato lo estaban e incluso su compañero tenía un corte en el brazo, pero se sentía vulnerable en cuanto a la confusión que le provocaron aquellos celos, aunque creía que era la primera vez que los experimentaba, tenía claro que se trataba de eso y más aún, que el otro, que era mucho más inteligente, debía haberlo notado; ahora comenzaba a pensar si también había atendido las heridas de otro hombre-
Me gusta · Responder · 11 de junio a la 1:52

Tatsuya Kamiko -Soltó otro suspiro sin poder evitarlo cuando el menor volvió a apartar su mirada, aunque agradeció que el otro le hiciera caso al recostarse para poder atenderlo, no planeaba descubrir toda la zona, pues el lugar en el que estaban no tenía las condiciones para hacerlo, así que simplemente aflojó lo más exterior del vendaje, que era lo que se había desacomodado, y volvió a ponerlo en orden con cuidado y firmeza, buscando que aquella zona que sangraba estuviera bastante segura y bien presionada, lo suficiente como para detener aquél sangrado, mirándole de reojo por momentos, aún seguía pensativo, pero no sabía muy bien qué hacer o qué decir, así que simplemente se aseguró de que el vendaje quedara muy bien de nuevo y le acercó sus prendas, aunque tras cruzar miradas con él, no pudo evitar acercarse para tomar un beso profundo de sus labios, sin molestar sus heridas.-
Me gusta · Responder · 11 de junio a las 2:14

Meiko Raion -Apenas siente dolor cuando separa un poco el vendaje de la herida y lo acomoda, sabiendo que aquello era necesario, suspira, sin quejarse realmente, y dejándole hacer lo que debía. Cuando vuelve a encontrarse con la mirada ajena, le es inevitable tener el impulso de besarle que al parecer fue compartido, posa una mano en la mejilla ajena, acariciándole esa piel tan suave que no tenía ni rastro de vello, y luego desliza su mano hasta su nuca, manteniéndole así algo presionado contra su boca para que no se separe y para buscar invadir la boca ajena en el contacto, demostrándole de esa forma, en lugar de usar palabras, lo posesivo que se sentía con él en esos momentos, sin ser busco, sino más bien cuidadoso por su brazo lastimado, posa su otra mano en la cintura del otro, jalándole un poco más hacia sí-
Me gusta · Responder · 11 de junio a las 2:24

Tatsuya Kamiko -Le tomó por sorpresa aquella caricia tan suave y tan poco usual por parte del menor, apenándose inevitablemente, aunque también acarició un poco su rostro mientras le dejaba profundizar en su boca, aunque a la vez correspondía aquél beso con la misma pasión, dejándose llevar por unos momentos, sin poder evitarlo, pues de una u otra manera, habían cosas que necesitaba desahogar y prefería hacerlo de esa manera más física a tener qué expresarse con palabras, que de todas maneras no era su fuerte. Le apenó nuevamente el sentir cómo le atraía de la cintura, aunque no hizo nada para zafarse, sino que se apegó más a él, jugando ahora un poco con sus crespos cabellos mientras profundizaba más ese beso, sin deseos de separarse.-
Me gusta · Responder · 11 de junio a las 2:35

Meiko Raion -Se siente un poco más tranquilo al poder besarle así, es como si toda la tensión de hace un rato y todo el enojo comenzara a diluirse poco a poco por solo tenerle así, mantiene sus ojos cerrados, plenamente centrado en el otro y en la manera en que sus lenguas parecían danzar dentro de la boca ajena, ya se sentía tan cómodo al besarle, como si se entendieran en cuanto a la sincronía y el ritmo que llevan. Le brinda algunas caricias en la cintura, recordando además lo que sucedió antes de la pelea y la manera en que tuvieron que vestirse, lo cual le hace sonreírse apenas entre el beso, provocado, desliza su mano por el trasero ajeno, intentando palpar si aquella prenda que llevaba estaba mojada por sus fluidos, aquello le excitaba un poco de nuevo, al punto de querer hacerlo otra vez, muy pronto-
Me gusta · Responder · 11 de junio a las 2:48

Tatsuya Kamiko -En cierto momento notó que aquél aire casi obsesivo del menor, cedía, aunque no supo desde qué momento, aunque ahora no le importaba demasiado, sólo buscaba saciarse de él, no tenía muy claro el porqué, pero era evidente para él que eso era lo que necesitaba en esos momentos, sin embargo, cuando sintió aquella sonrisa y enseguida el cambio en el tacto ajeno, un escalofrío le recorrió, buscando apartar aquella mano de u trasero, pues no quería que aquello fluidos traspasaran por completo sus prendas y terminaran evidenciándolo.-

Mugen

Mensajes : 422
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.