Matices

Cumpleaños de Meiko

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cumpleaños de Meiko

Mensaje por Mugen el Lun Dic 21, 2015 4:24 am

Tatsuya Kamiko con Meiko Raion.
13 de noviembre ·
-Aquél día era bastante importante y especial, pues ni más ni menos, era el cumpleaños de su preciosa novia y la emoción no dejaba de crecer en la jovencita de cabellos rubios. Llevaba semanas de planeación para aquél día, pues se había atrevido a hornearle un pastel a su amada, sin embargo, había tenido que pulir sus habilidades hasta lograr el mejor de todos los resultados, desde el sabor, hasta la estética del mismo pastel, lo cuál era muy importante también, pues quería que todo quedara perfecto, por lo cuál se esforzó bastante ese día en especial, revisando cada paso a detalle, sin omitir nada, lo cuál resultó en un precioso pastel blanco en forma de corazón, el cuál estaba cubierto por un merengue especial de queso crema que había hecho, el cuál no era tan dulce, pero a la vez, combinaba perfectamente en sabor con el bizcocho de vainilla y el relleno de frutas con un ligero sabor a miel; a su vez estaba decorado en su contorno con fresas dispuestas como pequeñas y hermosas flores, la cuáles enmarcaban el precioso nombre de su novia que estaba acompañado por un corazoncito hecho con chocolate. Sin embargo, no era todo lo que tenía para ella, pues además había hecho un par de collares 'gemelos', para que ambas los usaran, y también un adorable gatito de felpa blanco y rosado que ella misma había confeccionado, y por supuesto, un precioso ramo de flores que ella misma había recolectado, desde rosas, una carta bastante elaborada, llena de adornos, y sin embargo, tan extensa y apasionada, pues en ella describía todo lo que su amada le despertaba y el profundo amor que sentía por ella, el cuál crecía cada vez más. Aunque de todas las sorpresas, a la que más se había dedicado, era un dibujo de ambas, le había costado bastante, y sin embargo el resultado era tan precioso, que a ella misma le arrebataba intensamente. Una vez tuvo todo listo, se duchó y se arregló con un precioso vestido largo, de color rosa pálido, el cuál tenía algunos relieves y un moñito a la cintura, lo cuál le hacía lucir más delicado en el pequeño cuerpo de la rubia. Se peinó con el cabello recogido en una coleta, dejando que sus caireles cayeran de una manera bastante natural y se puso un poquito de brillo en los labios para terminar, pues quería lucir bastante hermosa para su dulce amor. Llamó un taxi y se colocó un abrigo largo y blanco antes de salir, enviándole un mensaje a su amada avisándole que iba de camino a verla, por lo que al llegar, no se preocupó por no encontrarla, aunque la emoción que sentía sólo aumentaba cada vez más hasta el punto de hacer que sus manos comenzaran a sudar.-

Meiko Raion -Para aquella ocasión especial, había logrado que la celebración con su familia fuera temprano, a fin de tener una velada con su amada, era tan poco común tener esa oportunidad que se había sentido ansiosa todo el día, pese a que la vio brevemente en la escuela, era muy diferente que le visitara en su hogar, cuando menos, pensaba que no serían interrumpidas pues dejó claro que quería celebrar con su 'mejor amiga' y sabía que sus padres intentarían ser respetuosos. Luego de la cena familiar, se había duchado nuevamente, quizás como parte de esa ansiedad, así como se probó diversos atuendos, decidiéndose por fin por un vestido azul bastante simple en apariencia, pero que entallaba sus formas, logrando lucir su cuerpo de una manera que pese a todo, era discreta, se había colocado sus botas negras favoritas que creía que le daban un aire más masculino y también algunos accesorios que por el contrario, lograban expresar el femenino, principalmente su pulsera y su collar que tenía como colgante, a una pequeña gatita. Tras peinarse varias veces, probando un par de estilos, se rinde y opta por dejar su cabello suelto y una vez escucha la puerta, deja el lápiz labial en la mesita de su habitación para ir a abrir pronto, olvidando ponérselo, era el único detalle que había pasado por alto, ya que pocas veces usaba maquillaje, aún no se lograba acostumbrar-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 0:23

Tatsuya Kamiko -Estaba bastante ansiosa, y sus nervios y su emoción se dispararon tremendamente cuando escuchó que alguien se acercaba a la puerta, esperando intensamente que fuera su amada, y mientras la puerta se abría y le dejaba ver a aquel hermoso ángel de pálida piel y cabellos oscuros en ese vestido azul tan precioso, se quedó sin palabras. Un suspiro se escuchó apenas de parte de la más pequeña, y se quedó ensimismada, recorriendo a su hermosísima novia con la mirada, contemplándola.- Es tan hermosa.. -Musitó, perdiéndose muy pronto en la mirada ajena, antes de poder acercarse siquiera a ella y entregarle los presentes que le llevaba, comenzando principalmente por aquél precioso y abundante ramo de flores que había tratado con sumo cuidado, así como trataría a su preciosa novia. Tampoco se contuvo de abrazarla, sosteniéndola firmemente con una de sus manos mientras aspiraba el dulce aroma natural de su amor.- Moría por verla, amorcito, feliz cumpleaños -Le dijo en un dulce y suave susurro, pues no quería que los padres de su amada se dieran por enterado de su relación.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 0:34

Meiko Raion -Esa reacción de ensimismamiento en su amada, es bastante similar a la propia, la veía tan preciosa, pero antes de expresarlo es la otra quien lo hace, por lo que solo se sonríe, ahorrándose el hacerle el mismo o similar cumplido, las flores incluso, le daban un aire más inocente y dulce, por lo que aunque las recibe, seguiría pensando que se veían mejor en sus manos, le abraza también, volviendo a sonreír por su felicitación, de alguna manera, fue la más importante aquel día o la que más gusto le dio escuchar- Gracias, mi amor... -le susurra cuando le abraza, apretándola un poco contra sí en un abrazo que demostraba algo más allá de lo fraternal, pero sin ser evidente aún. Sin embargo, no se resiste del todo y se separa lo suficiente para saludarla con un beso en sus labios, de inmediato siente el sabor del brillo labial y recuerda que olvidó el que iba a ponerse, pero eso no la detiene, extiende unos momentos el contacto, siendo suave y calmado, tras el cual, se le escapa un suspiro- Adelante, gatita... -le invita susurrando de nuevo contra sus labios, pero finalmente se separa y deja una caricia en su mejilla que solo tarda un instante-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 0:41

Tatsuya Kamiko -Un fuerte estremecimiento le recorrió internamente al escuchar a su amada y al sentir cómo le correspondía, casi percibió incluso cómo sus piernas flaqueaban un poco, aunque se mantuvo firme y aferrada a ella, buscando sus labios al mismo tiempo sin poder resistirse. Eran tan suaves y cálidos, tan dulces, el más mínimo roce la llenaba por completo, por lo que le fue realmente difícil separarse de su amada, aunque sabía que estaban sus padres, así que no debería hacer algo muy arriesgado.- Con su permiso, leoncita -Le respondió dulcemente, rozando apenas aquella manita tan suave y cálida con sus labios, para luego seguirla con una amplia sonrisa que iluminaba su expresión soñadora. La había extrañado tanto, pues pocas veces tenían la oportunidad de disfrutarse de esa manera.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 0:52

Meiko Raion Ah, si me llamas así me derretiré... -le dice riendo, cierra la puerta cuando entra, preguntándose si debían ir a la habitación, aunque no debían precipitarse, podían estar en la sala- ¿Quieres escuchar música, amor? -le pregunta, susurrando esa última palabra cariñosa, pues no quería que la escuchara nadie más que ella, la guía a la sala, dejándola sentarse en el sofá grande si eso deseaba, pues traía varios obsequios y quería que se pusiera cómoda mientras ella busca un florero para colocar aquellas hermosas flores-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a la 1:16

Tatsuya Kamiko Me provoca a llamarle así nuevamente -Le respondió en medio de una dulce risa, un tanto traviesa, pues definitivamente quería 'derretir' a su preciosa amada, aunque recordaba que debía comportarse bien, al menos por ahora. Asintió suavemente ante aquella pregunta, ruborizándose de una manera muy sutil, pero bastante dulce. Colocó los presentes en la mesita de noche, siendo muy cuidadosa con el pastel, pues no quería que se arruinara.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a la 1:23

Meiko Raion Se buena gatita -le dice claramente coqueta, regresando con el florero, el cual coloca en la estancia, apreciando las hermosas flores, aspira su aroma antes de regresar con su amada, poniendo música instrumental suave de camino, lo cual generaba cierto ambiente romántico, lo cual era inevitable, quizás se daba por la compañía antes que la música. Se sienta en el sofá a su lado, sin saber muy bien qué más hacer, tenía claro lo que deseaba, pero eso lo guardaba para la habitación- Kise-chan también me dio flores... -decide contarle, como una manera de buscar conversación-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a la 1:40

Tatsuya Kamiko Ah, pero si siempre lo soy -Le recordó, esperándola pacientemente, y observándola con un profundo amor cuando estuvo de regreso, pues se veía increíblemente hermosa con aquellas flores, y suspiró apenas al escuchar aquella música que sonaba de fondo, pues le parecía un gran acompañamiento para su amada, como si cada uno de sus movimientos y sus gestos estuviera en armonía con la melodía que sonaba. Al tenerla a su lado, le sonrió muy dulcemente, aunque escuchar aquello le puso bastante celosa y un poco de malas, aunque no quería arruinar la velada por aquello.- Las mías son más bonitas, y le traigo más obsequios también -Le dijo, entregándole primeramente una pequeña caja que contenía los regalos que le había hecho, incluyendo la carta, aunque el dibujo no se encontraba ahí.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a la 1:49

Meiko Raion -Se siente un tanto inocente al notar sus celos, pues cuando le mencionó aquello no lo hizo con la malicia de provocárselos, sin embargo, en sus palabras se evidenciaba que se molestó un poquito, así que solo sonríe, evitando mencionar más de eso para no incomodarla, pues a su lado, deseaba que su amada se sintiera bien en todo sentido- Ah, me vas a apenar -le confiesa, tomando la cajita que le brinda, le agradece con una ligera reverencia, pensando unos momentos en si abrirlo de inmediato, pero no aguantaba las ganas, así que lo hace, observando a detalle cada obsequio que le hacía reaccionar tanto con ternura como con cierta diversión, como la gatita de felpa- Todo es tan precioso... -le dice suspirando, brindándole un besito en la nariz a aquel gatito que se notaba que su novia había confeccionado, también ve la carta, pero decide que la leería en privado-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a la 1:57

Tatsuya Kamiko Ah, sí quiero apenarla, y mucho, que se sonroje sólo por mí -Le dijo con claro capricho, pues por dentro moría de celos, ya que imaginaba a su amada apenada y quizás sonrojada por alguien que no era ella, y eso no le agradaba en lo más mínimo, aunque trataba de no pensar en ello, sino en centrarse en aquellas expresiones que su amada le dejaba ver, sintiéndose profundamente cautivada al ver cómo besaba aquél gatito que le había hecho, suspirando muy dulcemente y quedándose unos momentos ensimismada, aunque luego le ofreció aquél dibujo que había hecho, el cuál venía enmarcado y envuelto, para que no se maltratara.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 2:11

Meiko Raion Mi amor, ¿cuántos regalos son? -le pregunta, riendo un poco, sin ocultar su diversión por tantas sorpresas, además, le hacía sentir tan especial, le recordaba cuan única era la relación que tenían y cuan importantes eran la una para la otra. Al abrir aquel obsequio en particular, se sorprende bastante, notando el parecido del dibujo con ellas, era tan bueno que le dejaba sin palabras- Ah... mi vida,,, -le dice suspirando de una forma tan cautivada, que incluso llega a sonrojarse un poco, dejando de ver el dibujo para verla a ella con la misma intensidad-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 2:21

Tatsuya Kamiko Eso no se pregunta, amorcito, sólo se reciben -Le dijo con cierta determinación, sintiéndose con la libertad de llamarle como acostumbraba gracias a la música que servía para reducir el impacto de sus voces. La manera en que su amada se expresó una vez vio aquél dibujo, hizo que a ella misma se le subieran los colores al rostro, especialmente al cruzar miradas con ella, pues le atrapó en un instante, robándole el aliento.- Te amo, mi amor... -Le susurró y no dudó en acercarse nuevamente a ella, acariciando una de sus mejillas mientras le miraba intensamente, sintiéndose bastante tentada a robarle un beso.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 2:29

Meiko Raion -También se había acercado de forma instintiva cuando ella lo hizo, moría por besarla y al sentir esa caricia que considera una clara invitación, no se puede resistir, incluso el peligro de ser descubiertas la hacía sentirse más traviesa y deseosa, pero son esas palabras las que le arrebatan, ya no se podía contener, así que le besa de una forma muy apasionada, como pocas veces se habían besado, profundizando con ansiedad, debida en parte a que no podía extenderse mucho por temor a que las descubrieran-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 2:47

Tatsuya Kamiko -No dudó en entregarse a sus labios, sonrojádose un poco al sentir cómo su amada profundizaba en su boca, aunque no se negó, y le correspondió de una manera intuitiva, aunque claramente le faltaba experiencia, aunque no por eso era tímida al corresponderle, acariciando dulcemente su rostro antes de separarse poco a poco.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 2:53

Meiko Raion Te amo también, mi gatita... -le susurra, suspirando cuando se separa, deseaba tanto besarle más, que le es muy difícil contenerse de hacerlo- Deberíamos tomar distancia... -le dice con una sonrisa algo coqueta, y en lugar de hacerlo, posa una de sus manos en la rodilla derecha ajena, acariciándola hacia arriba, apenas bajo su vestido, sin ir más allá, mirándola provocativa, directo a los ojos-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 3:01

Tatsuya Kamiko Ah, mi amorcito, soy yo quien se derrite ahora -Le susurró en un principio, suspirando un poco ante aquella 'advertencia' aunque se sonrió al sentir la mano de su amada, sintiéndose profundamente cautivada, así como provocada, pues no se atrevía siquiera a apartar la mirada de su preciosa novia.-A veces creo que ni la 'distancia' funciona entre nosotros...
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 3:11

Meiko Raion Creo que no, puedo imaginar que aún a distancia, 'disfrutamos' de la pasión que sentimos por la otra -le responde sin indicar directamente a qué se refería, pero sospechaba que estaba en lo correcto y además, de que su amada entendía a qué tipo de disfrute se refería, pese a provocarla, termina por retirar la mano, recordando que podían ser interrumpidas- ¿Quieres algo de beber? -le pregunta para enfriar el ambiente y también para ser una buena anfitriona, como sus padres le habían enseñado- Me pregunto qué te gustaría...
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 22:55

Tatsuya Kamiko Por supuesto que sí, mi amor, aunque nada se compara a estar a su lado -Le respondió, entendiendo perfectamente a qué se refería su amada, por lo que un pequeño rubor cubrió sus mejillas de una manera sutil, mientras sonreía dulcemente, aunque ciertamente se sentía algo provocada, especialmente por tener a su amada tan cerca. Un suspiro se escapó de sus labios al escuchar aquella pregunta, sonriéndose un tanto más divertida.- Jugo estaría bien, mi amorcito, pero quisiera ayudarle con eso -Le dijo y se levantó, dejándole un besito travieso en la punta de su nariz, antes de ir a la cocina, pues en realidad se sentía como en su casa, y quería atender a su amada como una princesa.-
Me gusta · Responder · 14 de noviembre a las 23:46

Meiko Raion -Se sonríe al ver ese rubor que dejaba en claro que había entendido, ahora comenzaba a pensar en cómo 'jugaba' su amada a solas y si acaso era de la misma manera en que ella lo hacía o si existían diferencias. Sin embargo, el escucharla la vuelve a la realidad, por lo que se apena un poco, asintiendo- Gracias, gatita... -le dice, dejándola hacer como quiera, de todas maneras, podía servirse con confianza en su casa, cuando se retira, no puede evitar curiosear en la otra bolsa que estaba en la mesita de café, creía que era otro regalo, pero no descifraba de qué se trataba por la forma, podría ser un pastel, pero no estaba segura-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 0:01

Mugen

Mensajes : 450
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpleaños de Meiko

Mensaje por Mugen el Lun Dic 21, 2015 4:24 am


Tatsuya Kamiko -Al estar en la cocina sirvió dos vasos de jugo para ambas, y tomó un par de platos, además de un par de cubiertos y un cuchillo, transportando todo en una bandeja, para poder comer el pastel que llevaba para su amada, a quien, al volver, pilló curioseando aquél presente que llevaba para ella.- Ah, amorcito, las sorpresas no se espían -Le dijo muy dulcemente, con cierto aire divertido; dejó las cosas sobre la mesita de centro, y luego se sentó a su lado.- Debe cerrar primero los ojos, mi preciosa -Le dijo mientras le extendía aquella bolsa que guardaba el pastel, el cuál venía en una caja para que no se maltratara.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 0:21

Meiko Raion -Se sobresalta un poco, sonriendo, como si fuera una travesura cuando le descubre, aunque finalmente se encoge de hombros- Se espían, mientras la otra persona nunca lo sepa -le dice divertida, aunque le obedece al cerrar los ojos, quería dejarle esa posibilidad de que le sorprendiera y efectivamente lo hace, pues al abrir la caja y también sus ojos, no esperaba ver un pastel tan hermoso, sino quizás uno más 'tradicional', pero ese era incluso en forma de corazón- Ah, mi amor... ¿tu lo hiciste? -le pregunta con sorpresa, pues sabía que ella no era muy diestra y si logró hacerle un pastel, quería decir que puso un gran empeño en ello-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 0:34

Tatsuya Kamiko -La observaba atenta, pues ansiaba ver su reacción ante aquél, que era uno de sus mayores logros, y que fue realizado gracias a todo el amor que le tenía. Un suspiro se le escapó al tiempo que una amplia sonrisa iluminaba su rostro ante la sorpresa que podía apreciar en el hermoso rostro de su amada.- Sí, mi amorcito, yo solita, para mi vida -Le dijo con mucha dulzura, y no se contuvo en acercarse a darle un besito.- Feliz cumpleaños, amor mío -Le susurró una vez más, acariciando suavemente su mejilla.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 0:39

Meiko Raion Gracias, mi amor... -le dice tras ese besito, tan sorprendida como inspirada, le apenaba un poco porque quizás tenía una expresión muy soñadora o enamorada y pese a tener un tiempo juntas, no estaba acostumbrada a tener esa oportunidad de poder expresarse, por lo que prefiere hacerlo por medio de otro beso, que era más bien entre tímido y dulce, mostrándole todo lo que sentía en esos momentos-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 0:43

Tatsuya Kamiko Gracias a usted, amorcito, por llenar mi vida y hacerme siempre muy feliz -Le respondió en un susurro, cautivada por aquella expresión tan hermosa y cálida que reinaba en el rostro de su tan amada novia. Un profundo suspiro se le escapó sin poder evitarlo, y se sintió intensamente llamada por los labios ajenos, así que no se negó a corresponderle, manteniendo aquél íntimo beso, en el que dejaba que su dulce amor se expresara y le guiara, aunque ella misma también le dejaba sentir todo lo que desencadenaba en su ser.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a la 1:09 · Editado

Meiko Raion -Esas palabras le provocan un estremecimiento que busca evidenciar mejor en el beso, aunque termina por separarse, prácticamente de forma repentina cuando escucha alguien bajar por las escaleras con rumbo a la cocina, probablemente era su madre, y una vez se separa, toma el vaso de jugo, como para 'disimular', le sonríe a su novia, que de seguro también se dio cuenta y en solo instantes pasa su madre a buscar agua, aunque solo las saluda somnolienta y sin demasiado interés-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a la 1:08

Tatsuya Kamiko -Se sorprendió cuando su amada se separó de esa manera, aunque no se opuso, pues también había escuchado a alguien acercarse, así que trató de disimular también, saludando muy dulcemente a la madre de su novia, como de costumbre, para no despertar alguna sospecha, aunque de todas maneras no creía que notara algo raro aún si estuvieran tomadas de la mano. Luego de que su madre desapareciera de su vista, miró con una sonrisa traviesa a su novia, riendo un poco.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a la 1:20

Meiko Raion -Una vez su madre se dirige de vuelta a la habitación, se da cuenta de que sería mejor tener privacidad, así podrían estar más a gusto, se levanta y apaga la música, partiendo un buen trozo de pastel, lo pone en un plato, con ese trozo grande sería suficiente para compartir- Vamos a mi habitación, gatita, estaremos más cómodas -le invita, esperándola para que lleve los jugos, aunque probablemente en privacidad, el merendar no sería la prioridad-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a la 1:35

Tatsuya Kamiko -Un rubor apenas sutil se alojó nuevamente en sus mejillas ante aquella propuesta, quedándose unos momentos ensimismada, aunque pronto reaccionó y se levantó, mirándola un tanto apenada.- Sí, mi amorcito, la sigo -Le respondió, y la siguió, llevando consigo los jugos, sintiéndose un tanto ansiosa, no sólo por entrar al cuarto de su amada, sino por la privacidad que éste les ofrecía.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a la 1:42

Meiko Raion Muero por probar tu pastel -le confiesa, tomando de camino un poco de la cobertura con un par de dedos, los cuales lame gustosa, no solo porque se veía bien, sino porque al probarlo, descubre que sabe delicioso- Ah, que rico... -le dice refiriéndose al pastel, aunque no hablaba solo de eso, pues un deje travieso podía percibirse. Al llegar, le deja entrar primero, era quizás la primera ocasión en que podían estar tranquilas en ese espacio, pues aunque antes había ido, siempre era por las tardes cuando había movimiento en su casa- Puedes ponerte cómoda -le invita, descalzándose, en busca de sentarse en su cama-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 2:10

Tatsuya Kamiko Ah, mi amor... -Le respondió con un tono un tanto ansioso al percibir aquél doble sentido que su preciosa novia dejaba entrever, aunque intentó no pensar demasiado en ello, y se adentró a la habitación, quitándose sus pequeñas zapatillas que parecían de muñeca, así como su abrigo, el cuál dejó en la orilla de la cama, pues comenzaba a acalorarse, no sólo por la calidez del hogar de su amada, sino por aquella situación entre ellas.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 2:16

Meiko Raion -En lugar de sentarse, toma el abrigo de la otra y lo deja en la silla de su escritorio, asegurándose de ir a la puerta y cerrarla con seguro, aunque eso la hacía sentir algo pervertida, como si le dijera a su amada de forma indirecta que requerían estar solas- No quiero que interrumpan... -le aclara como disculpándose y una vez ella se sienta en la cama, la acompaña y toma con el cubierto un poco de pastel probándolo, pero antes de emitir una opinión, toma otro trozo, el cual le ofrece cerca de los labios para que lo pruebe también-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 2:27

Tatsuya Kamiko No sería bueno que lo hicieran -Comentó con cierta timidez, como dejándole ver que entendía que debían estar a solas por lo que se diera, y más aún, que lo deseaba tanto como su amada. Le miró bastante atenta cuando la otra comió aquél trozo de pastel, pues deseaba saber qué pensaba su amada acerca de aquél postre, aunque al no obtener nada más que aquél bocado que le ofrecía como 'respuesta', lo aceptó, ensuciando un poco sus labios con la suave cobertura del postre, ofreciéndoselos indirectamente para que los limpiara.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 2:33

Meiko Raion -Le parece que esa es una invitación, por lo que sonríe, sin saber si debía tomarla de forma impulsiva, así que en lugar de besarla, usa un par de dedos para limpiarle los labios, ofreciéndolos para que los limpie lamiéndolos, bastante atenta a qué haría, pues claramente se comenzaba a sentir más provocada, pero al igual que su pareja, mostraba cierta timidez-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 2:39

Tatsuya Kamiko -Apenas se estremeció un poco cuando su amada tomó aquellos residuos con sus dedos, y la miró un tanto apenada cuando se los ofreció, aunque no dudó en comenzar a lamerlos poco a poco, como la dulce gatita que era, aunque al final se atrevió a meter aquellos deditos a su boca, succionándolos un poco antes de dejarle un besito y 'liberarla'.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 2:45

Meiko Raion -Sin poder evitarlo se ruboriza un poco cuando siente esa succión, suspirando, separa sus dedos, y vuelve a tomar el tenedor, comiendo un par de bocados más, antes de ofrecerle el mismo tenedor para que ella pueda comer también, un tanto pensativa- Ah, mi amor, agradezco todos tus regaltos, en especial el esfuerzo -le dice por fin, rozando una de sus manos a manera de caricias-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 3:02

Tatsuya Kamiko -Se sintió algo apenada también, aunque no podía negar que disfrutaba ver aquél hermoso rubor en las mejillas ajenas, así que no dijo nada y sólo la observó discretamente, sintiéndose feliz de verla comer y recibió el tenedor que luego le ofreció su amada, comiendo un bocado. Se sorprendió un poco al escuchar aquello, aunque le sonrió muy dulcemente, y tomó aquella mano que le acariciaba, llevándola a sus labios para poder plantar en ella un cálido y amoroso besito.- Mi vida, no hay nada que deba agradecer, incluso quisiera darle más -Le dijo en medio de una divertida sonrisa, mirándola intensamente.- Nada es suficiente para alcanzar a expresarle mi amor
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 3:14

Meiko Raion ¿Y tu eres el último obsequio, gatita? -decide preguntarle, pues era evidente que ambas estaban un poco nerviosas, pero sentía que debía atreverse un poco, así que deja de pensarlo y de una vez lo hace, primero pone en su mesita de noche el plato y luego se le acerca, empujándola con suavidad para que se recueste en la cama, le aparta algunos cabellos del rostro y de paso se lo acaricia, sonriéndole para darle confianza- Tengo muchas ganas de desenvolverte, hace tiempo que no te veo desnuda... -le dice más bajito, como si fuera un secreto, desliza esa mano de su mejilla al mentón y luego por su cuello, recorriéndola de forma sutil, disfrutando de que esté recostada, aunque ella seguía sentada, a un lado suyo-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 3:22

Tatsuya Kamiko -Se ruborizó ante aquella pregunta, aunque asintió suavemente.- Sí, mi amorcito, yo soy su regalo...-Le respondió un tanto ansiosa, aunque se sorprendió cuando su amada le hizo recostarse de esa manera, mirándola de una manera bastante intensa mientras le sonreía más confiada, aunque el rubor permanecía en sus mejillas.- Ah, mi amor... soy toda suya, puede tomarme a su gusto -Le dijo con cierta intensidad, ladeando su rostro conforme aquella preciosa mano le recorría con tanta suavidad, llegando a estremecerse un poco cuando su amada se deslizó por su cuello, pues era una zona bastante sensible, y se sentía especialmente receptiva,-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 3:49

Meiko Raion Me haces poner ansiosa con esa oferta -le confiesa, riendo un poco, lo cual evidenciaba más esos nervios, pero no eran producto del temor, sino de lograr tener un contacto más íntimo que tanto había añorado, decide entonces acomodarse mejor, se recuesta a su lado y reemplaza los dedos por sus labios, aprovechando que ladeó su cuello, le da besitos dulces que poco a poco va convirtiendo en succiones, como si quisiera apoderarse de ese sutil aroma que era tan propio de su amada, en tanto, con la mano que no usa para apoyarse, le comienza a recorrer su brazo, acariciándola con las yemas de los dedos-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 4:12

Tatsuya Kamiko Bueno, es que yo estoy algo ansiosa también -Le respondió en medio de una suave risa, un tanto nerviosa también, aunque en el mismo sentido que su amada. Cuando le tuvo por fin a su lado, le dejó hacer, estremeciéndose bastante con aquellos besos, peroespecialmente con aquellas succiones que le arrebataban suaves suspiros, sintiéndose tan suya, y por ello, tan bien, tan plena, aunque a la vez, eso lograba que sus ansias aumentaran cada vez, por lo que no pudo quedarse quiera por mucho, y comenzó a acariciar también a su amada, delineando su exquisita figura.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 4:20

Meiko Raion Déjame quitar tu vestido, gatita, eso nos hará sentir mejor -le pide, bromeando un poco con que les haría sentir mejor, más bien, era porque deseaba contemplarla, y como no ve oposición, le hace ir levantando el cuerpo apenas lo suficiente para abrir su cremallera y luego con delicadeza lo desliza, liberando primero sus hombros, se pregunta qué tipo de ropa interior encontraría y posteriormente lo baja todo para quitárselo por completo al sacas tus piernas, lo cual le roba un suspiro, pues ahora podía tener esa visión que tanto había fantaseado-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 22:50

Tatsuya Kamiko Ah, ya piensa desenvolver su regalo, mi traviesa -Le respondió con una suave risita, un tanto apenada, aunque se dejó hacer, sintiendo cómo su piel se estremecía al paso de su vestido que iba bajando por su cuerpo, descubriendo no sólo su pálida y tersa piel, sino la lencería que había seleccionado para aquél día. Se trataba de un conjunto de encaje, que combinaba perfectamente con su vestido y resaltaba en su hermosa piel, pero eran sus rosados pezones lo que más llamaban la atención en medio de aquél sostén blanco, pues parecían dos pequeñas florecitas que adornaban aquél conjunto. Un intenso rubor cubrió sus mejillas al escuchar el suspiro de su amada y tomó una de sus manos, besándola muy dulcemente.- Yo también quiero verla sin su vestido, mi hermosa..-Le pidió un tanto apenada, deslizando una de sus manos sobre una de las piernas ajenas.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 23:13

Meiko Raion -Una risa se le escapa al verla pedirle aquello, pero con ese rubor tan intenso, contrastaba, sin embargo, su atención estaba en el cuerpo ajeno, el cual recorría más con la mirada, pues las caricias a sus brazos era suaves todavía- Ah, gatita, pero tu eres la pasiva, así que solo tu debes ser desnudada... -le dice con diversión, para jugar con ella, aunque sí se separa, bajándose de la cama, ella misma se quita su vestido, notando que la ropa interior de ambas era bastante diferente, pues la suya era de un color azul oscuro que combinaba de cierta manera con el vestido que se quitaba, aunque no pensó en eso al vestirse la coincidencia se dio por ser de sus colores favoritos, además, también tenía encaje, aunque solamente en la parte del sostén, siendo las braguitas bastante sencillas, toma ambos vestidos y los deja sobre su escritorio, para que el de su amada no se arrugue mucho y luego vuelve a la cama, solo que esta vez se coloca sobre su cuerpo, volviendo a besarla, pero ahora rozándose contra ella de una forma más evidente, al tiempo que acaricia su contorno-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 23:44

Tatsuya Kamiko Ah, mi amor, eso no es nada justo -Le reclamó un poco, pues ella también quería desvestir a su amada y sentir cómo se deslizaba aquél vestido sobre la tersa piel de su amada, aunque al verla desvestirse para ella, todo reclamo se esfumó de su mente, y toda su atención se centró en el hermoso cuerpo ajeno, sintiéndose atrapada por la belleza sus formas, así como la manera en que aquella preciosa lencería resaltaba el blanco tono de piel de su amada. Un estremecimiento le recorrió al mismo tiempo que suspiró profundamente.- Mi vida... -Soltó, tomando una de las manos ajenas cuando su novia se aproximó, invitándola a que se acomodara encima, y una vez la tuvo así, a abrazó con firmeza, besándola de una manera muy apasionada e íntima mientras la recorría dulcemente con sus manos, disfrutando en extremo sentir el roce de sus pieles, así como el de sus suaves pechos.-
Me gusta · Responder · 15 de noviembre a las 23:52

Meiko Raion -El roce de sus cuerpos es suficiente para comenzar a excitarla de forma más evidente, en especial los pechos de ambos, pero buscando sentirla de mejor manera, entrelaza sus piernas con las de su amada, en una postura más cómoda en la que logra acomodar una de sus piernas en medio de las de ella, eso le excitaba también, pues quería percibir la humedad de sus baguitas cuando apareciera, así que mueve su pierna, frotando su muslo en la entrepierna de su pareja. Aunque continúa el beso, por momentos se separa para tomar aire, pues la respiración de ambas estaba algo agitada, probablemente por el calor y la falta de costumbre de besarse así tan profundo por tanto tiempo-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a las 0:08

Tatsuya Kamiko -Se estremeció bastante cuando su amada se hizo espacio entre sus piernas, las cuáles se abrieron tímidamente para ella, aunque no se opuso en ningún momento, dejando que poco a poco sus caderas comenzaran a moverse también, buscando aquél delicioso roce contra el suave muslo de su amada, a quien acariciaba cada vez con mayores ansias, recorriéndola por completo, e incluso llegando a acariciar un poco su trasero mientras se frotaba de manera más evidente contra ella, y le era inevitable, pues aquella situación le calentaba bastante, había añorado tanto aquellos momentos con su amor, que no podía resistirse a sus instintos. Unos suaves jadeos se le escapaban de sus tiernos labios cada vez que su amada se separaba, y un intenso rubor comenzaba a hacerse de sus mejillas, como un reflejo del calor que sentía en aquellos momentos, el cuál, comenzaba a verse reflejado también en aquellas delicadas braguitas que se humedecían sutilmente.-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a las 0:16

Meiko Raion Mi amor... eres tan bella... -le susurra estremecida, sin dejar de rozar sus labios mientras toman aire, pues el suave jadeo se presenta en ambas, aunque pronto cambia de rumbo a su cuello, volviendo donde estuvo antes, pero ahora succiona con fuerza en algunas ocasiones, intentando marcarle, y lográndolo después de un par de intentos, aunque fue una marca sutil, pero ahora sabía como hacerlo, así que la replica con más empeño, consiguiendo una más evidente. Posteriormente, desliza uno de los tirantes de su sostén, pasando el camino de besos por esa zona, mientras con la otra mano le hace levantar un poco el torso, en busca del cierre de aquella prenda para abrirlo y liberar los pechos ajenos-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a las 0:28

Tatsuya Kamiko Usted lo es más, mi princesa... -Le respondió con mucha pasión, muy estremecida también, pues aquél tono en el que su amada le llamaba, le cautivaba de una manera que ni ella sabía describir. Un gemido estremecido se le escapó una vez que su amada comenzó a succionar su piel de esa manera, al tiempo que su cuerpo se estremecía deliciosamente, como si se derritiera, y de cierta manera lo hacía, pues la humedad que se generaba en su sexo, comenzaba a aumentar conforme su amada la atendía de esa manera tan deliciosa que le ensimismaba, aunque, a pesar de ello, aún colaboraba con su amada para que se deshiciera de aquellas prendas suyas, pues deseaba intensamente sentirle de una manera más directa.-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a las 0:43

Meiko Raion -El escucharle gemir provoca una reacción en ella, deseaba tanto escucharle más de esa forma, así que comienza a ser más directa en sus atenciones, y cuando le logra quitar el sostén, comienza a recorrer sus bien formados senos con besos y succiones, buscando marcar a su paso- Hace tanto no los beso... ¿extrañabas eso, amor? -le pregunta agitada, dirigiéndose directamente a uno de sus pezones, el cual besa con tanta suavidad, pero pronto le da una breve y traviesa lamida, usando la mano para acariciar el otro, apretándolo un poco para detallar su forma, que como si fuera una pequeña naranja, cabía perfectamente en su mano-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a las 0:51

Tatsuya Kamiko -Tuvo que llevar una mano a su boca para cubrirla y disminuir el ruido que sus voces hacían, pues no podía controlar sus gemidos, especialmente por la manera tan deliciosa e intensa en que su amada le atendía, especialmente tras aquella pregunta que ya iba a responder, pero apenas le dio tiempo de abrir los labios y soltar un gemido más intenso que los otros, teniendo que morderse el dorso de la mano para acallarse.- Sí.. he fantaseado mucho con esto... la extrañaba tanto, mi amor -Le respondió por fin con una suave y agitada voz, cuando se sintió más capaz de controlarse, aunque aún así, soltaba dulces gemidos que buscaba apagar.-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a la 1:02

Meiko Raion -Sin darse cuenta, se ruboriza un poco, pues escucharla gemir le calentaba tanto como le apenaba, esperaba que sus padres no las escucharan, aunque esperaba que por la hora estuviesen bien dormidos, pese a ello, el detenerse no es una posibilidad, así que comienza a dar succiones en ese pezón que había lamido, empeñándose en hacerlo bien, pues quería darle el mayor placer que haya sentido, aunque sus instintos le guiaban a avanzar rápido, sabía por experiencia que si iban lento, sus cuerpos responderían con mayor plenitud. Ansiosa, intenta rozar más su muslo con la entrepierna ajena, lográndolo a medias por la posición en que estaban-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a la 1:10

Tatsuya Kamiko Mi amor... -Le llamó con una pasión intensa, aunque en un tono de voz bajito y controlado, pues ante todo, quería continuar, y no quería que por algún descuido suyo, las llegasen a interrumpir, ya que hacía mucho que esperaba esa oportunidad para estar con ella de esa manera tan plena, así que, aunque se moría por expresarse a plenitud, procuraba acallarse, ya fuera mordiéndose los labios o cubriéndose la boca con firmeza. Sin embargo, aunque sus voces menguaban en su intensidad, su cuerpo continuaba reaccionando de una manera bastante sincera y apasionada, dejándole saber, a través de los estremecimientos de su cuerpo y lo húmedas que estaban ya sus delicadas braguitas, lo mucho que estaba disfrutando y cuánto la deseaba, por lo que no se contuvo en tanto a recorrerla con su mano libre, acariciando sus pechos de una manera suave, aunque con claro deseo.-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a la 1:25

Meiko Raion -Puede percibir un poco de humedad en las cálidas braguitas ajenas, lo cual le hace rememorar cómo era probarla con su boca, lo había hecho un par de ocasiones antes y ahora sentía esa necesidad del sabor de su pareja y de su aroma con el cual tantas noches fantaseaba en esa misma cama, con eso en mente, sigue succionando aquel pezón, cambiándose al adyacente pero no sin antes recorrer los senos completos con succiones, notando como esa blanca piel era muy fácil de marcar, mucho más fácil que la de su cuello- Gatita... -le llama de la forma cariñosa en que le gustaba decirle, se separa un poco y le mira, sonriéndole tras un suave suspiro- Quítame el sostén tu a mí -le pide, pues aunque podía hacerlo ella misma, quería darle la oportunidad a su amada, pues estaba segura de que la disfrutaría, de la misma manera en que ella disfrutaba el desvestirla y el recorrerla a plenitud-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a la 1:32

Tatsuya Kamiko -Era increíble la manera en que su amada succionaba sus pezones, le hacía sentir muchísimo placer así, pues parecía que éstos rosados botoncitos se volvían más sensible cada vez que sentían la acción de aquella cálida boca, y sucedía algo similar con sus pechos, que parecían hincharse un poco. Un estremecimiento le recorrió al escuchar aquél llamado, e hizo a un lado aquella mano con la que cubría su boca para poder verla de una manera más directa, aunque sus ojos se abrieron con cierta sorpresa, y con un brillo de emoción y ardor ante aquella petición, pues le ponía mucho, y había estado deseando aquello hace un rato, así que no demoró, y llevó sus manitas hasta la espalda ajena, liberando aquél broche del sostén que le limitaba el acceso hacia sus preciosos pechos, y lo fue retirando con cierta delicadeza, en medio de ansiosas y dulces caricias que después convergieron en sus hermosos senos, los cuáles apenas podía manejar con sus pequeñas manos, pero lo hacía de la manera más hábil que podía, apretándolos dulcemente y masajeándolos mientras estimulaba sus pezones en medio de caricias y suaves pellizcos que dejaba con sus dedos.-
Me gusta · Responder · 16 de noviembre a la 1:47


Mugen

Mensajes : 450
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.